0

Contreras: “Estamos deseando que llueva porque puede no haber agua suficiente”

8 abril, 2015

abr 08

Manuel Contreras es técnico agrícola en los frutos rojos del Condado   Hay personas que no quieren desligarse del lugar que les ha visto nacer y crecer. Eso le sucedió a Manolo Contreras (Lucena del Puerto), quién optó por estudiar Ingeniería Técnica Agrícola para seguir vinculado a su tierra y al trabajo que ha visto hacer siempre a su padre, agricultor ya retirado. Contreras asegura que la falta de agua está llevando al agricultor a rogar por la lluvia que este invierno ha sido escasa. “Estamos deseando que llueva porque puede no haber agua suficiente” para sus cultivos.  Cuando su padre dejó la agricultura él decidió seguir estudiando y, de alguna manera, seguir vinculado al trabajo que había visto hacer en casa porque siempre quiso “hacer algo que me mantuviera vinculado al campo. Antes de acabar la carrera ya empecé las prácticas en una empresa del sector y aquí sigo”. De eso hace ya cuatro años.

Su labor como técnico agrícola le permite ser más consciente si cabe del problema que tiene el Condado de Huelva por la falta de agua para regar sus cultivos. “Nuestros esfuerzos van encaminados a realizar riegos eficientes, tenemos a nuestra disposición las herramientas técnicas para controlar las zonas de humedad y que eso suponga un ahorro de agua; controlamos la fertirrigación, no sólo el agua; tenemos muy presentes las informaciones del sistema de alerta de lluvias y temperaturas para planificarnos los riegos; entre otros avances”.

Trabaja con arándanos, fresas y aloe vera, así como han plantado mora en hidropónico “para ver cómo funciona”. A estas alturas de la campaña, cuando acabamos de pasar el ecuador que marca la Semana Santa, “estamos temiendo que no llueva porque ajustamos los riegos al máximo y nos da miedo que pueda afectar a la calidad de la planta. Podemos no tener agua suficiente“. Contreras asegura que el no disponer de agua limita también el crecimiento de la empresa “que podría contar con más mano de obra”. Los agricultores de la zona “están optando por cultivos que no necesiten mucho riego, como el aloe vera, que ahora apenas hay que regarlo dos veces al mes y en verano un poco más”. Árboles como el arándano, que están plantados todo el verano, notarán más la escasez de agua en los meses cálidos y el agricultor tendrá que seguir haciendo malabares para no desperdiciar el agua que no sobra y que la planta no note su falta.

La agricultura del Condado se está convirtiendo en un nicho de empleo para jóvenes formados, con titulación, que quieren hacer el relevo generacional en las tareas del campo, permitiendo así que los municipios de la Comarca de Doñana no envejezcan y sigan poblados y llenos de vida.

Deja un comentario